Menos animales y más magia. La nueva saga de J.K.Rowling empieza a tomar forma.

animales-fantasticos-crimenes-grindelwald_0

Corren las 6 de la tarde. El bullicio ensordecedor que reina en el ambiente del centro comercial, contrasta con el caminar, cabizbajo y apesadumbrado, que me transporta a la sala numero 7. 

Me refiero, para que os hagáis una idea, a los mismos andares que arrastran los presos condenados a la silla eléctrica, de camino a la muerte. Solo que en este caso, mi silla es J.K.Rowling, mi electricidad; un puñado de malas decisiones, y mi destino fatal; la sesión de las seis y media de Animales fantásticos, Los crímenes de Grindelwald.

Solo aquellos que hayan crecido acompañando a HarryRon, y Hermioneen sus aventuras, tanto en formato escrito como en audiovisual, podrán mínimamente comprender, el motivo por el que he esperado hasta el ultimo momento para echarle el guante a esta nueva entrega.

O no. En realidad, ni siquiera yo lo entiendo. No logro discernir si he actuado de la misma manera que cuando mi madre me traía, por sorpresa, mi chocolatina preferida, y yo la guardaba durante semanas, a la espera del momento perfecto para poder disfrutar al máximo de ella. O si por el contrario, lo he pospuesto todo lo que he sido capaz, como hacia con los deberes de navidad.

-Dos con cuarenta, me dice el dependiente, mientras aparta la bolsa de chucherías de la báscula, y en un movimiento perpendicular a la barra, las deposita escasos centímetros de donde me encuentro.

Levanto la solapa izquierda de mi túnica negra reglamentaria, y rebusco en su bolsillo interior

<<¡Estúpido! Ahí es donde siempre guardas la varita! Ni que fueras muggle…>>

Repito el procedimiento en el lado derecho, saco la cartera, y pago al dependiente que se esta empezando a impacientar por la cola que estoy formando.

Al llegar al encargado de las entradas, mis piernas empiezan a temblar. El crujir del papel al ser rasgado, me produce un escalofrío. El hombre, enjuto e inexpresivo, me repasa de arriba a bajo antes de devolverme las entradas. 

-Sala siete, disfruta de la película, dice su boca. Pero lo que dicen sus ojos es una cosa muy distinta. Seguro que la ha visto. Lo sabe. 

Me hundo en el asiento, echo la mano a la bolsa de chucherías, y mientras de mi boca cuelga un gusano de colores, termino de escribir estas últimas palabras en el bloc de notas, dejando un reguero de azúcar pegajoso por la pantalla. Se apagan las luces. Me insultan. Luego os cuento.

Parecia que sí

1927, New York.

animales_fantasticos_warner_bros

Geller Grindelwald, siguiendo con el hilo de la primera entrega, se encuentra retenido en una de las celdas de máxima seguridad del ministerio americano (MACUSA) , a punto de ser trasladado a Europa donde será juzgado por sus numeroso crímenes. 

Pero cuidado, pues uno de los magos más oscuros de todos los tiempos, tiene un as en la manga. 

Ese que ya hemos visto en tantas otras ocasiones durante la saga principal, resolviendo los puntos más complicados de la trama. 

Como ya habréis deducido, uno de los mejores, sino el mejor mago de su tiempo, mediante una sencilla poción multijugos, y la encomiable ayuda de uno de sus seguidores infiltrado en el ministerio, consigue zafarse de sus ataduras, y enzarzarse en un espectacular duelo mágico, que insufló una ráfaga aire fresco en la reavivada llama de mi esperanza.

Mismo año, Gran Bretaña.

Newt, haciendo gala de su característico semblante torcido, acude a una reunión en el ministerio, el bueno, en un insistente intento por recuperar su derecho como viajero internacional, que le retiraron después de los sucesos ocurridos durante la primera película.

Una oferta de trabajo como auror,y la misión de encontrar a Credenceantes de que lo haga Grindelwald, serán lo único con lo que Newtconsiga salir de dicha reunión.

Un punto de partida más que interesante, para lo que parecía, serian ciento treinta y cuatro minutos de acción trepidante, magia, y por último, pero no menos importante, mucha fantasía.

Pero no

Lo que parecía cal, termino siendo arena. ¿O será al revés? Supongo que depende de la perspectiva desde que lo mires. 

Si seguiste la saga a través del cine, estoy seguro, no habrás disfrutado de la película tanto como esperabas. Pues la promesa de acción trepidante y magia sin parar, se convirtieron en un trama densa, cocinada a fuego lento, y llena de información, que en forma de dardos, Rowlingdispara por allí y por allá, mientras se sienta en su sillón y disfruta observando como todos los amantes del universo que ha creado, los cazamos al vuelo.

Pequeñas perlitas, que tapan bacantes argumentales, y que guardamos en el joyero, para cuando dentro de unos meses, empiece a hablarse del estreno de la siguiente película, sacarlas e intentar montar con ellas el puzzle que dará forma la nueva historia por venir.

Y es que, con tan solo un primer vistazo, queda claro que es esto precisamente lo que J.K.Rowlingbusca con esta película: cimentar las bases sobre las que construir el tramo final de esta saga que comenzó con Animales fantásticos y donde encontrarlos,y que terminará con una hipotética quinta película.

Eddie Redmayne y Johny Deep

1433343604_422769_1433343970_noticia_normal
eddie_redmayne_by_gage_skidmore

Actores, más que contrastados, para encarnar a Newt ScamanderGellert Grindelwald, personajes principales de esta historia. 

Quizás incluso demasiado. Pues, al menos yo, no podía quitarme la idea, de que grandes personajes, llevados a cabo con anterioridad por dichos autores (pongase, Jack SparrowSteven Hawkinscomo ejemplo) influenciaran en cierto modo a los que en esta historia iban a representar. 

Fue una grata sorpresa, al salir del cine, darme cuenta de qué en ningún momento observe nada que no fueran: Newt ScamanderGellert Grindelwald.

En definitiva, si simplemente buscas pasar un buen rato con una película cualquiera, esta no esta echa para ti. Si por el contrario has visto la saga principal y tienes curiosidad por ver de que va esta precuela, tampoco te molestes.

En el único caso en que hayas consumido todo lo habido y por haber en relación con el mundo mágico que enmarca esta historia, levántate, desperézate, y no pierdas la oportunidad de volverte a transportar unas páginas  más allá, donde la gente viste túnicas, vuela con escobas, y bebe cerveza de mantequilla.