La nueva, pero no sorprendente, cagada del Universo Extendido DC

Es muy común asociar el concepto de decepción a aquello que nos produce disgusto o rechazo, sin embargo, algo decepcionante, no es más que aquello que no cumple con las expectativas previamente establecidas.

Si nos regimos, entonces, por esta directriz, Aquamanno resulta, de ninguna de las maneras, en una película decepcionante, pues cumple a las mil maravillas con todas y cada una de las pésimas expectativas que el universo cinematográfico DC,ha instalado en su publico a través de sus últimos “grandes trabajos”.

Y es que solamente hay un escalón por debajo de esperar algo malo, que es no esperar nada, y personalmente, a la salida del cine, mi pie derecho rozaba peligrosamente dicho escalón. 

450_1000

Jason Momoa, encarnando a Arthur Curry, nace fruto del mestizaje entre un hombre normal y corriente y Atlanna (Nicole Kidman), reina de la Altlántida, lo que le confiere la categoría de semidiós, así como la retahíla de habilidades que lo suceden.

Al igual que con todos los super héroes, una ética de hierro, y un sentido del deber encomiable, le llevarán a ejecutar su facultad para reclamar el trono, el cual, por supuesto, no le interesa en absoluto pues odia el poder y reconocimiento, evitando así una gran guerra entre los siete reinos marinos, y salvando el mundo por efecto rebote.

2h y 20 min de acción sin descanso, que intentan alargar una trama, plana, que no da para tanto, en la que se suceden, una tras otra, peleas de poca relevancia, fueron suficientes para provocarme un par de bostezos.

Varias carcajadas no buscadas, en momentos puntuales, fueron el único sustento que encontró mi mente, para no volar hacia lugares infinitamente más apetecibles.

Las comparaciones son odiosas, pero es difícil no preguntarse como el recorrido de dos míticas empresas con trayectorias paralelas haya podido separarse hasta el punto de que una de ellas (no voy a mencionar su nombre, pues todos sabéis que hablo de Marvel), ha dejado de distinguir por el espejo retrovisor el spoilerdelantero de su adversario, que no se conforma con haber pinchado rueda, sino que parece no importarle seguir montando un neumático desgastado tras otro, mientras su competidor abre una brecha, que a día de hoy, podríamos calificar de insalvable 

Dicho esto, solo me queda compadecerme de todos aquellos que agarraron firmemente al halo de esperanza que Wonder Woman dejó en nuestros corazones, y confiaron ciegamente en que, con esta nueva entrega, la errática hoja de ruta que hasta ahora seguía el Universo Extendido DC, cambiara de dirección.

Por si aun te estás preguntando si la recomiendo, la respuesta es: en absoluto. Que sea mejor que los anteriores desastres de Batman v SupermanLa Liga de la Justicia, no la convierte en una buena película, por mucho que los fanáticos de DC intenten convencerse de lo contrario.

Si confías en nosotros, espera. Quizás con la siguiente película, se equivocan, y hacen algo entretenido.